Huyan de las apuestas deportivas si están cansados

Huyan de las apuestas deportivas si están cansados

by Cifuentips

No lo hagan, por favor. Si no ha dormido lo suficiente, deje de apostar. Evítese derrotas, estrés. Mejor descanse y vuelva en otra oportunidad.

Si estamos con una mala racha de apuestas perdidas, pare. No siga en ese círculo vicioso porque en ese afán por recuperar lo perdido provocará más pérdidas. Pongamos un ejemplo práctico de alguien que hizo dos apuestas de $5.000 pesos cada una, con un bank inicial de $100.000.

Falló las dos, luego redujo su bank a $90.000. En una situación así, en lugar de ajustar el stake, ese apostador mantuvo la base de $5.000 por apuesta. Siguió y volvió a perder. Desesperado, la siguiente jugada fue por $20.000. La hizo en directo, aprovechando la volatilidad de las cuotas.

Totalmente enceguecido por recuperar a esa altura un total de $20.000, más otros $20.000 en total, nuestro apostador ya arriesgó el 40% de su depósito. Así se la pasó, con altibajos y más desespero que uso de razón. ¿El final de la historia? A ese ritmo y con tantas pérdidas, perdió todo en un par de horas.

Más tarde, tratando de encontrar explicaciones, en caliente y con el sinsabor del dinero que se esfumó, el apostador admite su desespero. Nunca paró, ni asimiló las derrotas.

Luego se dio cuenta de lo cansado que estaba, producto de sus demás actividades, las jornadas trasnochando. No duerme bien.

Debilidad física y mental. ¡No apueste así!

Retírese por completo de las apuestas, si en el tiempo que lleva metido en esta actividad no ha podido controlarse en las derrotas. Se estresa con facilidad y aparte no duerme bien, sus descansos no corresponden a lo que habitualmente se recomienda.

Si usted no duerme bien, aunque sea el mínimo de horas que se permiten, mejor no apueste ese día. Deje así porque hacer apuestas en esas condiciones lo lleva a la derrota con seguridad.

Para apostar hay que estar fresco, descansado. Solo así encontrará buenas oportunidades, a diferencia de jugar con cansancio acumulado. Siempre obtendrá el m ismo pésimo resultado. Si quiere encontrar explicaciones acerca de una mala racha que tiene, comienza por revisar si duerme bien.

Ya que está prevenido, cada vez que quiera apostar piense si ha dormido bien, está tranquilo y con algunas ideas interesantes para revisar qué mercados escoger en una jornada de apuestas. Es más placentero así y mejor aun cuando decidió suspender una jornada de apuestas porque no ha dormido bien. Ese es un logró igual de importante (quizás más) que acertar en algunos de sus pronósticos.

Las casas de apuestas se relamen cuando sus clientes caen en la trampa del cansancio. Como notarán, esta es una batalla mentar, que se libra desde el mismo momento en que se deposita el dinero en una bookie.

Mente sana, descansada. Ese es el mejor aliciente para apostar. Luego, asimilar las derrotas con entereza y lo mejor, saberse retirar cuando ganó. Sobre este último asunto en particular trataremos en otra ocasión.

Por lo pronto, a dormir. Descansar, que luego habrá tiempo para hacer pronósticos del deporte en el cual ustedes se sientan a gusto.  

Leave a Comment