¡Pare, descanse y apueste!

¡Pare, descanse y apueste!

by Cifuentips

De vez en cuanto es bueno parar un rato. Decir adiós a las apuestas deportivas, a cambio de unas jornadas de descanso.

Frenar en las victorias y derrotas, en serio. Irse ganador es mucho mejor para luego volver recargado, con serias decisiones en busca de aumentar lo adquirido con tanto esfuerzo. En las buenas rachas es usual aumentar el dinero. Total, hay cómo soportar alguna crisis que se derive de un ejercicio arduo. Yo prefiero tomarse en serio la idea de descansar. Si puede huir con su dinero, retirando ganancias, ufff.

Por el contrario, en una mala situación, con el bank en riesgo, lo peor es recurrir a caminos como los del “all in”. Lo aconsejable es bajar el listón, ajustando las apuestas al dinero disponible, siempre con aquella regla de jugar con el 10% de nuestra inversión.

Se sugiere más bien, con la mejor de las voluntades, que es mejor parar un rato. Dejar uno, dos días. Luego volver, con la mente despejada y una mejor disposición al momento de intentar sacudirse de las pérdidas.

Parar ayuda un montón. ¡En serio! He tenido rachas muy malas, series de 10 derrotas y nada, seguía allí prendido, buscando soluciones, invadido por el desespero, llevado al extremo tan peligroso de arriesgar más en jugadas que ni loco haría con el dinero completo.

Como cualquier mal apostador también dejé ir el bank inicial. ¡Fallé muchas veces por no reflexionar!

Miren: Si de verdad quieren un consejo valioso, usen este. Paren. Darse un respiro tranquiliza, cuando están ante uno de esos momentos tan complejos, en los cuales se duda de todo. Eso de tomarse una revancha pronto es lo peor que hay.

Váyanse del computador, apaguen el celular. Salgan, piensen en otra cosa. Vean películas o recurran a una lectura. O váyanse a dormir. Parar y dejar de apostar no solo reestablece la calma. Es un efecto relajante.

Cuando uno pierde no solo se va el dinero. También las fuerzas. Se cansan rápido y con la mente así no vale la pena insistir. Las buenas ideas llegan en momentos de lucidez, no en medio de un aturdimiento tan voraz, que consume cualquier buena intención.

He dejado de apostar dos o tres días. Una semana, dos o tres. Cuando regreso, recordando las últimas jugadas, hago valoraciones. Llego a una mejor situación porque siento que aprendí los recientes errores. He tenido mejores rechas así, con paradas más o menos extensas, a diferencia de seguir o regresar en menos de 24 horas.

¿Cuánto tiempo parar y no apostar?

Días. No horas. Hay que dejar de pensar en las apuestas en serio. Hay personas que no solo se van unos días, sino para siempre. Bien por ellos porque tomaron una determinación excelente, al darse cuenta que no vale la pena insistir en algo para lo que no son buenos. No es por irse, sino por haber hecho a conciencia una suspensión de las apuestas con el fin de encontrar alguna respuesta. El resultado fue una decisión tan radical como meditada.

Una lectura recomendada para las apuestas deportivas

Si la idea es seguir en las apuestas, con el transcurrir del tiempo tomará experiencia. A la próxima lo pensará mejor. Tendrá paciencia, cualidad tan valiosa en las apuestas deportivas.

Tomen este consejo de corazón. No saben lo enriquecedor que es hacerlo.

Leave a Comment